Así deben de ser las cosas querida